Imprimir
Visto: 4214
Alarga el verano, con tu porche de madera

No digas adiós a tu jardín: disfruta del otoño con tu porche de madera

Cenadores, terrazas abiertas… magníficos espacios que suman vida a nuestro hogar al propiciar momentos de relajación al aire libre, lugares de juego y encuentros familiares. Y aunque la posibilidad de disfrutarlos es limitada en Galicia, los porches de madera son la solución idónea para alargar la temporada de verano en tu vivienda.

 

 Exacto, este tipo de construcciones, elegantes, totalmente adaptables al diseño de tu hogar y respetuosas con el medio ambiente, tienen la peculiaridad de hacer del otoño y la primavera dos estaciones perfectas para disfrutar en el exterior de tu vivienda ya que nos resguardan de las posibles inclemencias del tiempo, como las primeras lluvias del año o el viento, sin que debamos prescindir, por ello, de temperaturas agradables o de esos primeros rayos de sol primaverales que nos sientan tan bien.

Y es que, quienes ya disfrutan de un porche de madera en su hogar conocen la agradable sensación de ganar un espacio en tu vivienda para disfrutar en familia, desayunar al aire libre o de leer una novela con las piernas bañadas por el sol durante al menos ocho meses al año. ¿Imaginas poder disfrutar de tu jardín durante todo ese tiempo?

Los porches de madera, también para el invierno

Pero si la opción de poder disfrutar del exterior de tu vivienda durante más de medio año te parece un privilegio, hacerlo durante 12 meses te parecerá todo un lujo. El secreto para lograrlo: incorporar a tu porche de madera cerramientos fijos o móviles, dependiendo del uso que quieras darle.

La opción de añadir, por ejemplo, puertas de madera venecianas o acristalamiento totalmente abatibles y fácilmente deslizantes (lo cual aumenta la sensación de amplitud, continuidad, contacto con el exterior y vista panorámica) nos permite sumar versatilidad a nuestro porche de madera, pues podemos integrarlo en la vivienda como una estancia más durante el invierno y descubrirlo totalmente al aire libre el resto del año.

Las posibilidades son enormes, desde habilitar un salón y comedor en el que pasar las tardes viendo las hojas caer, ¡incluso los copos de nieve!, a convertir la zona en tu espacio de estudio y trabajo… ¿Te lo imaginas? Una taza de café, tu ordenador y frente a ti, la hierba del jardín, más espesa que nunca, y más allá, el bosque, y aún más lejos, las montañas… ¡Eso sí que es inspiración!

Si además incorporamos estos mismos cerramientos, a base de láminas de madera o de cristal, entre el porche y el interior de tu hogar podrás ampliar tu vivienda y compartimentarla según tu conveniencia. En invierno, tendrás la opción de unir el porche al salón o cocina, integrando ambas estancias por completo, y en verano, separarlas a través de puertas correderas modulares para evitar la entrada del calor, ruidos del exterior u olores.

Los accesorios: el broche de oro a un porche versátil

Diseñar el mobiliario y disposición de un porche para poder disfrutarlo durante los 365 días del año es sencillo y no requiere grandes complicaciones.

Si no sabes cómo sacarle el máximo partido a tu porche de madera  aquí te dejamos algunas ideas: puedes colocar una chimenea en un extremo, que nos caliente en invierno y nos permita degustar una estupenda parrillada en verano, disponer un banco de madera con agradables cojines y revestimientos que poder retirar en la época estival, una alfombra y varias mantas así como luz directa e indirecta son ideas que podrás llevar a cabo para adecuar el espacio a todas las épocas del año.

¿Te animas a construir tu propio porche de madera?