Imprimir
Visto: 582

Razones para escoger una vivienda de madera y piedra en Galicia

Unir eficacia energética y constructiva adaptadas a un entorno como el de Galicia sin salirse del presupuesto. Ese es el objetivo de cualquier familia que desee proyectar su futura vivienda en nuestra región,

con un clima exigente y siempre expuesto a los vientos y a la humedad del Atlántico. La solución, para todas ellas, apostar por una casa de madera y piedra.

Cada vez más los compradores que apuestan por este modelo residencial, sostenible y duradero, como respuesta a sus necesidades habitacionales respecto al ladrillo o el hormigón, materiales que precisan de procesos constructivos más caros, menos sanos y respetuosos con la naturaleza, y mucho menos eficientes.

las casas de madera y piedra son naturales, nos permiten ahorrar en nuestra factura energética, prácticas, eficientes, amables con el entorno visual, funcionalmente muy bonitas y, lo más importante, responden perfectamente ante un clima como el gallego.

En definitiva, las casas de madera y piedra son naturales, nos permiten ahorrar en nuestra factura energética, descubrir el confort con mayúsculas y conseguir el impacto visual que estábamos buscando.

Calientes, secas, bellas y económicas

Como bien sabéis, la madera es un excelente regulador de la humedad ambiental, además de poseer un gran poder aislante que la convierte en una materia prima excelente para climas propios de alta montaña o lugares costeros donde el frío, el viento y la lluvia se dejan sentir intensamente. Suiza, Bretaña francesa, Noruega…, en estos países y regiones, la madera es el elemento constructivo idóneo para mantener a raya la humedad y la temperatura interior de la vivienda, como lo es también en Galicia.

Por otra parte, la mayoría de las familias que apuestan por casas de madera y piedra desean preservar la belleza del paisaje que rodea la casa, hacerlo visible desde el interior. En ese sentido, este tipo de construcciones resultan muy agradecidas, ya que pueden combatir la humedad del clima gallego con grandes ventanales protegidos con aleros, persianas o correderas de madera laminada o plataformas de piedra en la parte baja.

En cuanto al coste, las casas de madera y piedra emplean materiales y técnicas que no solo facilitan el ahorro energético, sino el proceso de construcción de la propia vivienda, el cuál puede verse reducido a unos pocos meses, lo que abarata enormemente los costes. Esta característica siempre es bien recibida por un inversor que busca rentabilidad en la construcción y ahorro en el mantenimiento.

Una familia que apuesta por una casa de madera y piedra en Galicia estará haciéndolo no solo por una vivienda unifamiliar acorde al entorno, bonita y confortable, sino por un sistema constructivo de futuro, en el que el ahorro de energía, a cambio de las máximas prestaciones y comodidad, es un objetivo fundamental. 

¿Y tú ¿te apetece vivir en tu propia casa de madera y piedra?