Imprimir
Visto: 118
Piedra natural: el mejor complemento para tu casa de madera

Madera y piedra: la combinación perfecta

¿Por qué la piedra natural es el mejor complemento para tu casa de madera? La primera respuesta de las muchas que podemos dar la encontramos en su atractiva belleza estética.

Las casas de madera y piedra resultan muy atractivas. No importa si responden a un diseño modernista, clásico o tradicional, representan ese ideal de vivienda robusta, 

perfectamente enmarcada en el entorno natural y que, además, parece invitarnos a una vida más sosegada.

Y es que, los revestimientos en madera, piedra autóctona e incluso con zonas en blanco dedicadas a un recubrimiento de mortero a la cal, sobre todo en los diseños más vanguardistas, obedecen a una corriente que abrazan quienes adoran disfrutar de un hogar de contrastes.

Imponentes, equilibradas, con buena dosis de cristal e iluminación artificial muy sutil, las fachadas de las casas de madera y piedra son, sin duda, un ejemplo de elegancia.

 

Madera y piedra por dentro y por fuera

Pero esta maravillosa combinación de madera y piedra no es exclusiva de fachadas y construcciones exteriores, también se emplea con gran acierto en la decoración interior del hogar gracias a su gran variedad estética, dando como resultado un ambiente de elegancia e innovación.

Suelos y mobiliario de madera para decorar un salón en tonos blancos donde la piedra natural adorna una pared por entero, basta con imaginarnos la estancia para enamorarnos de ella.

Los acabados interiores en piedra y madera consiguen efectos sorprendentes y no solo en el salón, también en la cocina o en el baño, donde los materiales naturales imitan la belleza del paisaje exterior y los volúmenes cobran especial protagonismo.

 

Ventajas de la piedra natural en casas de madera sostenibles

Dejando atrás el aspecto más visual, la piedra natural ofrece muchas ventajas en la construcción de una vivienda sostenible y ecológica de madera.

En primer lugar, se trata de un material altamente resistente y duradero que no precisa mantenimiento y que no sufre deterioros o cambios en su aspecto con el paso de los años. Esta característica hace de la piedra un elemento que podemos emplear tanto en el interior como en el exterior de la vivienda con excelentes resultados.

Por otra parte, cuenta con una gran capacidad de aislamiento térmico, lo que se traduce en un importante ahorro en sistemas de refrigeración y calefacción.

Además, se trata de un material, al igual que la madera, orgánico y natural, es decir, que no contamina y que es, además, reciclable y reutilizable. De hecho, la piedra ha servido, sobre todo en el entorno rural, para dar vida a numerosas construcciones en el pasado, cuando por ejemplo de una antigua fortaleza ya deteriorada se trasladaba para emplearse en la construcción de edificios administrativos o viviendas privadas.

Esta última peculiaridad ha sido también posible gracias a la versatilidad de la piedra, es decir, a su capacidad para adaptarse a lugares, formas y usos muy diferentes que posibilitan su integración en nuevas construcciones y en cualquier entorno.

 

¡Contacta con nosotros para conocer todas las ventajas de una casa de madera y piedra!