Imprimir
Visto: 870
La importancia del aislamiento térmico en una casa ecológica de madera

 La madera el mejor aislamiento ecológico y natural

Es uno de los grandes interrogantes que planean sobre la cabeza de quienes desean construir una casa ecológica de madera: ¿estaremos apostando por una vivienda con el adecuado aislamiento térmico? La respuesta a esta pregunta no solo es afirmativa, sino que se escribe con mayúsculas.

Y es que, una casa ecológica de madera goza de un aislamiento térmico envidiable respecto a otros métodos tradicionales de construcción. Te contamos por qué.

 

Factores que contribuyen al excepcional aislamiento de una casa de madera

Algunos de estos factores están ligados a la propia naturaleza del material de construcción, otros, a la idoneidad del diseño y a los materiales adicionales empleados:

Se trata de un aislante natural idóneo. Gracias a su baja conductividad térmica, ofrece protección frente al frío y al calor facilitando la creación de una atmosfera de bienestar y equilibrio en el interior del hogar.

Esta cualidad permite, además, reducir al máximo el uso de dispositivos de calefacción o refrigeración alternativos, acudiendo a ellos solo como sistemas de apoyo.

Pero la madera no solo es un excelente aislante térmico, también es capaz de salvaguardar la temperatura interior de la vivienda y evitar la aparición de hongos u otras bacterias debido a su propiedad innata como regulador natural de la humedad.

Es decir, la madera es capaz de absorber humedad del exterior o cederla dependiendo de las necesidades interiores de la vivienda, procurando espacios más cálidos en invierno y más frescos en verano.

Por otra parte, es un aislante acústico perfecto, capaz de reducir la reverberación de las ondas sonoras.

A las propiedades innatas de la madera como elemento constructivo debemos añadir el uso generalizado, en este tipo de construcciones, de aislantes de alta calidad y excepcional resistencia.

Los de lana de roca contribuyen a un elevado ahorro energético durante todo el ciclo de vida de la vivienda gracias a su excepcional protección térmica, además de acústica, tanto en el interior de la edificación (particiones verticales) como en el exterior (fachadas, cubiertas, suelos, forjados…), minimizando puentes térmicos y evitando condensaciones.

Asumir criterios arquitectónicos adecuados que tiendan hacia la eficiencia energética y la sostenibilidad de la vivienda es otro de los factores que redundarán en el adecuado aislamiento térmico de una casa de madera.

 

Y es que, una casa de madera diseñada perfectamente para brindar innumerables prestaciones y un elevado ahorro energético no entiende de ubicaciones, ya que se amolda perfectamente al lugar escogido, sea este muy frío o muy caluroso, gracias al aislamiento térmico conseguido.

 

¡Contacta con nosotros para conocer todas las ventajas de una casa de madera y piedra!